21 de agosto de 2014

Un joven despistado

Cuando uno es un joven pájaro de tonos ocres que vive en el suelo y lleva cresta nada más lógica que pedir de comer a cualquier adulto de tonos ocres, con cresta y que se pasea por el suelo. Claro está que ese adulto puede que no sea uno de tus progenitores e incluso que no sea de tu misma especie.
Eso se le ocurrió a una joven Alondra (Alauda arvensis) que decidió pedir comida a una adulta Cogujada (Galerida cristata). Tampoco andaba tan descaminada, a fin de cuentas son de la misma familia, los Aláudidos.
Pero como se puede ver en el video la Cogujada no estaba muy por la labor, que bastante tendría con su prole. Así que la largó con cajas destempladas.

1 comentario:

Tino Penón Arbón dijo...

Hola me encanta tu blog. Enhorabuena.-