14 de abril de 2009

Blancos y Naranjas

Comentaba en una entrada anterior la majestuosidad del blanco de espátulas, garcillas y garcetas en los atardeceres cálidos de la ría del Eo. El sábado día 11,  por la tarde, me acerqué a la ría del Eo para comprobar si las Garcillas bueyeras (Bubulcus ibis), entrando a descansar, demostraban continuar con nosotros. Lo que menos me imaginaba era encontrarmelas  en los peñascos de Salías, cuando son los eucaliptos o el arbolado de la lejana orilla opuesta su habitual posadero. Eso me permitió hacer unas cuantas fotos, algunas de las cuales comparto aquí.
El lunes, día 13, también con la pleamar de la tarde, eligieron las mismas peñas para descansar, y, en este caso en mayor número, pudiendo contar un total de 63 aves.



1 comentario:

David Álvarez dijo...

Hola Gilberto, me parece que las garcillas van a acabar criando en breve en esa zona. Por lo que parece ya tienen el plumaje nupcial completo y en estas fechas no sería raro que empezaran a construir nidos en los alrededores. Habrá que estar atentos.
un abrazo

David