15 de abril de 2009

Las mañanas al Sol

Los escasa secreción sebácea de la glándula uropigial de los cormoranes hace que sus plumas se empapen con facilidad al bucear. Esto facilita la inmersión, pera después de varias zambullidas dificulta el vuelo. Por ello los cormoranes extienden y baten sus alas para facilitar su secado. Es lo que hace este Cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) de la colonia de El Gavioteiro. Un video y una foto que bien puede servir  para estudiar la distribución de las plumas.






No hay comentarios: