8 de junio de 2012

De rapaces y limícolas

Hay días en que la afición por contemplar aves casi se muere. Pero hay otros que nos dejan el espíritu sosegado. El pasado 19 de mayo fue de los últimos. Y es que no siempre se puede ver en una misma mañana un Alcotán (Falco subbuteo) tranquilamente posado y a unas Cigüeñuelas (Himantopus himantopus) reponiendo fuerzas en su viaje migratorio. Y todo ello en la quietud del campo, sin prisas, sin ruidos. Quizás esta entrada de Naturaleza Cantábrica ayude a entenderlo.




1 comentario:

Juan Villar Sordo dijo...

Hola Llamapariego!!
Pues si que esos vídeos reflejan calma; me gustan las cigueñuelas, vistas de cerca me sorprende la longitud de sus patas.
Esperemos que este año tb. vuelvan a sacar adelante una nueva generación.

un saludo

Juan Villar